Reflexiones de fin de año por parte de nuestros Miembros de la Junta Regional

  • »
  • »
  • Reflexiones de fin de año por parte de nuestros Miembros de la Junta Regional
Reflexiones de fin de año por parte de nuestros Miembros de la Junta Regional

Reflexiones de fin de año por parte de nuestros Miembros de la Junta Regional

En este último año, los Miembros de la Junta de la ICM se han puesto en contacto regularmente con las Asociaciones de Partería que representan, con el fin de determinar prioridades a nivel regional y discutir sus logros y desafíos, dentro y más allá de los límites de esta pandemia. Para cerrar el Año de la Enfermera y la Matrona, cada Miembro de la Junta preparó una reflexión, retomando los momentos clave de la región y visualizando la Década de la Matrona.

sandra-oyarzo-torres

Sandra Oyarzo Torres

Vicepresidenta

Estimados Colegas, estudiantes de partería y amigos:

Por esta época, al acercarnos a los momentos especiales de fin de año, cuando -año tras año- recordamos lo que hemos logrado, compartimos momentos con quienes amamos y valoramos a todas las personas con las que hemos compartido cada día.

Sin embargo, el año 2020 nos trajo momentos que ni siquiera imaginábamos por la pandemia de COVID-19. Aprendimos el valor de la gente, del cariño, del respeto por los derechos humanos, especialmente en nuestra labor de cuidar la salud materna, los recién nacidos y la salud sexual y reproductiva.

El Código de ética de la Confederación Internacional de Matronas, ICM, resalta la importancia de matonas y matrones profesionales, reconociendo, defendiendo y respetando los derechos humanos de todas las personas, especialmente de las mujeres: “Las matronas comprenden las consecuencias adversas que la violación de los derechos éticos y humanos tiene sobre la salud de las mujeres y de los niños, y trabajarán para acabar con esa violación”.

Las Asociaciones de Partería Profesionales alrededor del mundo están abogando por equipo de protección personal para sus miembros, entornos de trabajo adecuados, el fin de la violencia contra la mujer y asegurar que la labor de matronas y matrones en la primera línea sea notable.

Por todo ello y primero que todo, me gustaría dedicar este mensaje a todas las familias de nuestras colegas que perdieron la vida en la práctica diaria de la partería, ellas son verdaderas heroínas que ejemplifican el amor y la dedicación por la partería.

De igual forma, me gustaría desear a toda nuestra familia mundial de partería momentos de paz, reflexión y fortaleza para el fin de año. Por favor, mantengan la esperanza para el año que viene cuando podamos seguir luchando para cambiar el mundo, de manera que en cada lugar donde nazca un niño o haya una mujer que necesite cuidados, haya una matrona -protegida, apoyada y valorada, como la profesional más adecuada- para mejorar la atención sanitaria de todas las mujeres y sus familias, en todo el mundo.

 

Vitor Varela

Vitor Varela

Tesorero

Estimados Colegas, Matronas y Matrones:

Durante esta pandemia, en muchos países alrededor del mundo, se presentaron obstáculos que afectaron el seguimiento a las mujeres en estado de embarazo, durante el parto y nacimiento, y hospitalización posparto. Como consecuencia,  esto incurrió en la violación de la legislación vigente en cuanto a proteger la maternidad y paternidad, por parte de muchas instituciones prestadoras de servicios de salud.

En la fase inicial de la propagación de la enfermedad, en muchas instituciones, se implementaron medidas restrictivas que llevaron a la prohibición del monitoreo de mujeres por parte de un profesional relevante. Sin embargo, con el compromiso de los profesionales en salud -concretamente matronas y matrones-, estas entidades gradualmente fueron creando entornos para levantar las restricciones impuestas, poniendo a disposición nuevamente el seguimiento de mujeres en embarazo y puerperio por parte de una persona de su elección y manteniendo la seguridad de todas las partes interesadas.

Por lo tanto, solicitamos y recomendamos que todas las matronas y matrones creen entornos necesarios para cumplir con la legislación vigente, como un derecho legalmente establecido, asegurando que a las mujeres se les ofrezca la posibilidad de estar acompañadas por una persona relevante y de su elección, al momento de hacer uso del servicio de salud, durante el embarazo, el parto y nacimiento (incluyendo cesáreas), la permanencia en los servicios de obstetricia y el posparto.     

“Juntos, somos más fuertes”

Recibamos el futuro con afecto dedicado a todas las matronas y matrones del mundo. Dirijamos nuestra atención hacia 2021, garanticemos que sea mejor para todos y ayudemos a reducir la propagación del COVID-19.

Ann Kinnear

Ann Kinnear

Saludos Colegas de Partería del Pacífico Occidental. A medida que vamos culminando 2020, el Año de la Enfermera y la Matrona, debemos reflexionar en el que ha sido un año muy diferente y desafiante para todos nosotros. Aprendimos a vivir y trabajar de forma distinta, y sospecho que nunca volveremos a nuestra previa forma de ser. Me entristece saber que muchas matronas y matrones perdieron la vida en esta pandemia y mis condolencias van dirigidas a todas sus familias, amigos y colegas de partería, especialmente en esta época del año cuando nos tomamos el tiempo para acompañarnos unos a otros.

Les rindo un homenaje, y a su maravillosa labor como matronas y matrones. Ustedes han sido incansables y dedicados en su compromiso para con las madres, los bebés y las familias. Por ejemplo, en Papúa Nueva Guinea, la Asociación de Partería del país y el Colegio Australiano de Partería establecieron un programa de liderazgo de compañeros. Esto se realizó con fondos provenientes del Club Rotario Internacional. Matronas de ambos países participaron en desarrollo de liderazgo y lograron ampliar su familia de partería. Quiero agradecer al Club Rotario de Marielter, en Australia del Sur, por su maravilloso apoyo para este proyecto.

En Filipinas, grupos socio-civiles se han unido para reconocer la valiosa contribución de los trabajadores del área de la salud, incluyendo a matronas y matrones, en sus esfuerzos y sacrificios por proporcionar atención durante la pandemia, y reconocer a quienes han caído en el cumplimiento de su deber. El impacto y el valor de matronas y matrones se ha evidenciado fuertemente, en lo particular, nuestra habilidad demostrar nuestra fortaleza y nuestra respuesta a la pandemia. En países como Nueva Zelanda, donde hay un modelo integrado de continuidad en la atención en partería, matronas y matrones pueden modificar el servicio que prestan de forma inmediata, así, todas las mujeres pudieron tener acceso a la atención en maternidad y partería. Ya que las mujeres conocían a sus matronas, estas seguían viéndolas en sus hogares, y más mujeres tuvieron la confianza suficiente de elegir un parto en casa cuando los hospitales no podían admitir pacientes. En Japón, se establecieron centros de llamadas en línea y se presionó al gobierno para que incrementara los beneficios económicos a las madres y a las matronas y matrones perjudicados por la pandemia.

En mis primeros seis meses como representante de la Junta de la ICM, asistí a las reuniones mensuales de la Junta; me uní a la auditoría financiera de la Confederación y al comité de riesgos, y representé a la ICM en eventos virtuales, tales como las conferencias anuales de la Liga de Matronas del sector público y privado de Filipinas, y de la Asociación Integrada de Matronas de Filipinas.

Tuve la oportunidad de hablar sobre el impacto de las matronas en respuesta al COVID-19 en la Alianza de Acción Asia y el Pacífico sobre Recursos Humanos para la Salud. Fue maravilloso ver el reconocimiento a la Secretaria de la Sociedad de Partería de Bangladesh con el premio de la Asociación Australiana para la Salud Adolescente (AAAH, por sus siglas en inglés). Por último, pronuncié unas palabras de clausura en el coloquio web de Líderes en Partería de Asia y el Pacífico, magníficamente organizado por la Sociedad de Matronas de la India.

Y claro, nos reunimos para comenzar la labor de organizar nuestro plan de trabajo regional. Continuaremos trabajando en ello, en los meses venideros. Es un privilegio representarlos en la Junta de la ICM y tener estas grandiosas oportunidades de representar a la Confederación por toda nuestra región. La región del Pacífico Occidental es la primera en recibir el año 2021 y comenzaremos la Década de la Matrona con esperanza y entusiasmo por el futuro. Espero verlos en el Congreso Virtual el año entrante, y espero también que nos podamos encontrar pronto en persona, cuando podamos volver a viajar.

Les deseo lo mejor durante esta época festiva, y espero que pasen momentos maravillosos con sus seres amados.

Deseándoles todo lo mejor.

Emi Nurjasmi

Emi Nurjasmi

En representación de la Región de Asia Sudoriental

Estimados Colegas: El más grande reconocimiento a los colegas, matronas y matrones, que siempre se han dedicado a la profesión de proveer servicios de partería en salud materna, infantil, reproductiva y planificación familiar.

Las matronas y matrones, y todos los proveedores de servicios de salud del mundo han estado enfrentando inmensos desafíos dentro de la pandemia de COVID-19. Ellos siguen haciendo todo lo posible por apoyar a las mujeres y las familias, además de ayudar en el parto, bajo cualquier condición. El Año de la Matrona nos ha dado la fortaleza para seguir adelante y dar lo mejor de nosotros para ayudar a las madres y los recién nacidos.

El COVID-19 cambió todas las cosas. Muchos eventos presenciales han sido cancelados este año, uno de ellos fue el Congreso Trienal de la ICM en Bali. Es muy triste ver que este evento tan esperado no pueda realizarse, sin embargo, como lo anunció la ICM, el Congreso Trienal tendrá lugar virtualmente en junio de 2021 en consideración a la seguridad de todos nosotros.

Se nos pide que nos transformemos de acuerdo con todas las limitaciones y restricciones, aprendiendo lecciones, en varios temas, de cada situación y seminario virtual. La distancia se acorta a través de las reuniones virtuales, a medida que cambiamos varias actividades y nos adaptamos a las nuevas tecnologías.

Nos enfrentamos a este reto de innovar para celebrar el Día Internacional de la Matrona y el Año de la Matrona 2020. En Indonesia, realizamos un seminario web en línea al que pudieron acceder todas las matronas, de todas las provincias del país. Este seminario también está en YouTube, así que aquellos que no pudieron unirse en ese momento, todavía pueden acceder al video. Para nuestra sorpresa, a este evento asistieron más de 10.000 matronas y matrones. En cada situación, debemos ser capaces de innovar, de estar al día con los tiempos y ser capaces de adaptarnos rápidamente para dar lo mejor de nosotros. Por tanto, me gustaría decir: ¡mantengámonos fuertes!

Cuídense.

Dicko Fatoumata S Maiga

Dicko Fatoumata S Maiga

En representación de la Región de África Francófona

Con motivo de la culminación del Año de la Enfermera y la Matrona, quisiera agradecer a la Confederación Internacional de Matronas las acciones planeadas y emprendidas durante 2020, a pesar de la pandemia de COVID-19. Entre estas acciones, me gustaría destacar:

● El desarrollo del plan estratégico 2020-2023
● La celebración periódica de reuniones virtuales de la Junta y las Regiones
● La revisión de los textos referentes a gobernanza
● La revisión de normas y estándares que se está llevando a cabo

También agradezco a las Asociaciones de Partería, los esfuerzos realizados en el marco de la encuesta sobre el SoWMy. Animo a las matronas y matrones a trabajar por una mayor notoriedad de nuestra organización, la ICM. Pido a Dios Todopoderoso que nos ayude a luchar contra el COVID-19 para que podamos llevar a cabo nuestras actividades.

Gracias.

Hilma Shikwambi

Hilma Shikwambi

En representación de la Región de África Anglófona

Estimados Colegas, Matronas y Matrones:

Al acercarnos al final de 2020, quisiera agradecer a las matronas y matrones que, a pesar de los muchos desafíos, se mantuvieron al lado de las mujeres y sus recién nacidos. Nuestra región no se salvó de la devastadora pandemia mundial de COVID-19. Perdimos a nuestros familiares, colegas, amigos y miembros de nuestras comunidades. En la mayoría de nuestros entornos de atención de la salud, fuimos testigos de la interrupción de los servicios de atención básica, principalmente los que prestan las matronas y matrones a las mujeres, sus recién nacidos y sus familias. El aumento de la violencia de género contra las mujeres en nuestra región es grave, y exige que las matronas y matrones promuevan sus funciones como defensores de los derechos humanos. A pesar de los muchos desafíos, seguimos centrados y valientes, y mantenemos nuestra responsabilidad de asegurar que las mujeres y sus hijos reciban una atención respetuosa y de calidad.

Durante este año, participamos en talleres de desarrollo de capacidades, los cuales tuvieron como objetivo permitir que matronas y matrones brinden atención basada en evidencia. Mis más sinceros agradecimientos a todos aquellos que apoyaron a las matronas y matrones durante este año tan desafiante. Por primera vez, participamos en la reunión del Consejo de la ICM, y en la Reunión Regional de forma virtual, lo que nos reunió y permitió interactuar y establecer la agenda regional para el próximo Trienio.

Mientras esperamos el Año Nuevo, me gustaría hacer un llamado a las matronas y matrones para que permanezcan con las mujeres. Nuestra región africana sigue enfrentándose al mayor número de muertes maternas, neonatales y de mortinatos. Las matronas y matrones siguen siendo los proveedores de la atención más adecuada para evitar estas muertes. La solución radica en mejorar la calidad de la educación de estos profesionales, según la reglamentación mundial; la creación de un entorno propicio para que ejerzan su profesión y la reglamentación de la práctica de la partería. Nuestro esfuerzo combinado debería asegurar que las matronas y matrones de nuestra región ejerzan la partería en toda su extensión. ¡Les deseo a todos unas felices vacaciones!

Lisa Apini-Welcland

Lisa Apini-Welcland

En representación de la Región de Europa Central

Este año ha sido bastante difícil, ya que todos estamos combatiendo la actual pandemia de COVID-19. Las descomunales condiciones de trabajo, la falta de EPP y mantener el Cuidado Materno Respetuoso han sido las características de esta pandemia para matronas y matrones, mientras seguimos brindando atención en los hospitales, las comunidades y a nivel de defensa y promoción.

A pesar de las muchas restricciones o confinamientos, el trabajo global continuó y nuestra región pudo participar en la Reunión Anual del Consejo de la ICM y en la Reunión Regional Europea. Esto fue muy emocionante, ya que logramos redactar nuestro plan de trabajo para el próximo Trienio.

Estoy orgullosa de trabajar con nuestras Asociaciones Miembro de la Región de Europa Central, las cuales son fuertes y se mantienen motivadas, y espero con emoción nuestras actividades en 2021. Nuestra región decidió centrarse en la atención dirigida por matronas y matrones, y explorar opciones para reforzar su autonomía. Además, nos gustaría tener un intercambio y entendimiento más profundos de nuestra educación en partería dentro de la región. Particularmente, esto es de nuestro interés, ya que a nuestras Asociaciones Miembro les gustaría explorar las opciones para obtener más cualificaciones a nivel de maestría o el concepto de cualificaciones avanzadas en partería.

El trabajo conjunto, el aprendizaje mutuo y el fortalecimiento de la comunidad regional de partería nos guiarán en los próximos años. Somos fuertes y podemos trabajar juntos en el camino a seguir, camino en el que la atención dirigida por matronas y matrones esté presente y sea accesible en todos los sistemas de atención sanitaria en maternidad de la región. Son tiempos emocionantes, y la comunidad mundial está deseando promover estos modelos, proporcionar orientación sobre normas educativas y abogar por mayores oportunidades de liderazgo para las matronas y matrones con el fin de avanzar hacia el fortalecimiento de la atención de partería en la región de Europa Central.

Así que, avancemos juntos.

María Florencia Francisconi

María Florencia Francisconi

En representación de la Región de las Américas (Latinoamérica)

Estimados Colegas:

¡Qué año! Como representante regional para Latinoamérica, miembro del Colegio de Obstétricas de la Provincia de Buenos Aires, me gustaría aprovechar esta oportunidad para decir: GRACIAS. Gracias por no rendirse, incluso enfrentando las más adversas situaciones, gracias por ser una región tan activa y comprometida, y, sobre todo, les agradezco por mejorar nuestra profesión al proveer atención de calidad a las mujeres y a los recién nacidos. Estoy orgullosa de la unificación que las Asociaciones de Partería están logrando en la región y gracias a esto, hablamos con una sola voz por la profesión de partería.

Hemos pasado nuestro Año Internacional de la Enfermera y la Matrona de una manera muy particular, atravesando por la pandemia de COVID-19 y colmados de desafíos, que hemos logrado enfrentar conjuntamente y con el apoyo de nuestros socios estratégicos.

Por otro lado, continuamos nuestra lucha por el adecuado reconocimiento de nuestra profesión, por mejorar los estándares educativos y por fortalecer las Asociaciones de Partería, obteniendo muchos logros de los que debemos estar orgullosos como región.

Mi deseo, para los próximos años juntos, es que los resultados de la inversión en partería y obstetricia sean reconocidos a nivel local, regional y mundial; que todas las mujeres puedan tener una matrona o matrón a su lado, acompañándolas durante todas las etapas de su vida sexual y reproductiva, y que los recién nacidos reciban la más cálida y respetuosa bienvenida al mundo, también de la mano de uno de ellos.

Pandora Hardtman

Pandora Hardtman

En representación de la Región de las Américas (Norteamérica y el Caribe)

Cuando miro en retrospectiva el año 2020, este será recordado como el año que cambió todo y a todos para siempre.

Para aquellos de nosotros que amamos la ciencia ficción, parecía que las novelas de antes -las más vendidas- se estaban volviendo realidad. La realidad siguió a la ficción con tanta certeza como una desaceleración variable podría seguir la compresión de una cuerda en un universo alterado completo, con sofocantes cubiertas de trajes espaciales, deshidratación (porque cubrirse con una careta no conduce a una alta ingesta de líquidos) y un nuevo vocabulario, ya que yo, como muchos de ustedes, tuve demasiado de Zoom.

Con esta realidad en constante evolución, llegaron dilemas éticos imprevistos, ya que las matronas y matrones atendieron el llamado de su carrera y pasión, a veces con gran riesgo. Nunca olvidaré la difícil elección de correr por EPP o dejar que un parto precipitado en triaje se estrellara contra el suelo; luego, la embestida de la emoción por la alegría del nacimiento, mezclada con la culpa por exponer a mi familia al virus.

En la medida en que nos adentramos en lo desconocido de 2021, seguiremos inspirándonos en las palabras de un rey que ya no está con nosotros, e hizo su transición como tantos íconos este año. Su cargo no solo se aplica a Wakanda, sino a nosotros en nuestro viaje como matronas y matrones en estos tiempos de cambio:

"Ya no podemos mirar desde la oscuridad. No podemos. No debemos. Trabajaremos para ser un ejemplo de cómo nosotros, como hermanos y hermanas en esta tierra, debemos tratarnos unos a otros. Ahora, más que nunca, las ilusiones de la división amenazan nuestra existencia. Todos sabemos la verdad: hay más cosas que nos conectan que las que nos separan. Pero en tiempos de crisis, los sabios construyen puentes, mientras que los necios construyen barreras. Debemos encontrar la manera de cuidarnos unos a otros como si fuéramos una sola tribu".

Somos una tribu de matronas y matrones, conectada con mujeres antes, ahora y para siempre.

Roa Altaweli

Roa Altaweli

En representación de la Región del Mediterráneo Oriental

Las matronas y matrones desempeñan un papel esencial para garantizar que las mujeres tengan una experiencia segura y positiva durante el embarazo, el parto y el período postnatal. Estoy muy orgullosa de las matronas y matrones de la Región del Mediterráneo Oriental por su arduo trabajo durante la crisis de COVID-19, en el apoyo brindado a las mujeres y sus recién nacidos durante el parto. Las matronas y matrones salvan vidas. Ayudan a las mujeres a tener una experiencia positiva, incluso durante situaciones de pandemia.

Trude Thommesen

Trude Thommesen

En representación de la Región Europa Septentrional

En la región de Europa Septentrional, el Año de la Matrona 2020 lamentablemente no se ha promovido como muchos de nosotros habíamos planeado y esperado. La intención y los planes estaban ahí, pero debido a la pandemia de COVID-19, muchos de estos fueron cancelados.

 

Sin embargo, las matronas y matrones de la región han apoyado -como siempre- a las mujeres durante el embarazo y el parto, y este año, yo diría que más que nunca. Durante este período especialmente difícil, el objetivo de las matronas y matrones de la región ha sido hacer lo mejor posible y seguir prestando servicios de manera segura y responsable. Muchas mujeres, sus parejas y familias han estado ansiosas y asustadas: ¿Me voy a enfermar? ¿Qué consecuencias tendrá esto para mi bebé? ¿Se infectará el bebé? Las mujeres han necesitado y han obtenido mayor y más amplia información, apoyo y seguimiento durante el embarazo y el parto.

Demasiadas mujeres han pasado por un momento difícil, con una preocupación adicional por ellas mismas y por su bebé, así como por los cuidados y el seguimiento esperados. Se han preocupado por dar a luz, por infectarse con COVID-19, por estar solas, por entrar en el sistema de salud -muchas también sin ninguna pareja o pariente presente.

Estoy orgullosa de las matronas y matrones de mi región, que continúan dando a las mujeres la mejor atención en partería, algunos con menos recursos en entornos de atención sanitaria ya difíciles y escasos, otros con poco equipo de protección personal disponible. Ellos hicieron lo que siempre han hecho: cuidar bien a las mujeres embarazadas y en labor de parto, y a sus familias en el momento más vulnerable de la vida.

Sé que muchas de las matronas y matrones de mi región esperaban un 2020 diferente. Sin embargo, cuando el coronavirus arremetió, estuvimos junto a las mujeres e hicimos lo que siempre debemos hacer: estar ahí para ellas. De esa manera, este ha sido el Año de la Matrona.

Victoria Vivilaki

Victoria Vivilaki

En representación de la región de Europa Meridional

Dear Colleagues,

Estimados Colegas: Las matronas y matrones de todo el mundo han pasado rápidamente de la proclamación del Año de la Enfermera y la Matrona por parte de la Organización Mundial de la Salud a la pandemia de COVID-19. El año 2020 fue para celebrar el trabajo de las matronas y enfermeras a nivel internacional, resaltando las condiciones desafiantes que a menudo enfrentan y abogando por una mayor inversión en el personal de partería y enfermería.

¿Quién podría haber imaginado que la importancia crucial de las matronas y matrones en nuestra sociedad se vería tan claramente evidenciada por la pandemia de COVID-19? Todos los días, los medios de comunicación destacan las condiciones amenazantes a las que se enfrentan las matronas y matrones, y otros proveedores de atención en su práctica clínica. Además, la escasez de personal de partería ha demostrado la capacidad del sistema de salud para proporcionar atención domiciliaria, sesiones virtuales prenatales y postnatales en esta época de distanciamiento social y de temor a una pandemia. Sin embargo, las matronas y matrones siguen proporcionando la conexión humana y apoyando a las madres y sus familias en su adaptación a los cambios de la sociedad.

Todos los ámbitos de la atención perinatal se ven afectados, y las matronas y matrones se enfrentan a enormes desafíos, como la violación de los derechos humanos de las mujeres, los recién nacidos y de ellos mismos, con un incremento en los casos de cesáreas, la no iniciación de la lactancia materna y el aislar a las madres de sus acompañantes de parto y de los recién nacidos. En estos tiempos difíciles, se reconoce más el papel de matronas y matrones como defensores de las voces de las mujeres y como profesionales clave para comprender las necesidades de atención sanitaria de las mujeres con COVID-19. Ellos proporcionan una evaluación teórica de la ‘terminología medicalizada’ y la filosofía que la sustenta.

Las lecciones de la práctica de la partería en entornos frágiles y humanitarios se están aplicando hoy en día durante la pandemia de COVID-19. Muchos líderes de la partería enfatizan el fenómeno del coraje y la dedicación de las matronas. Hacemos un llamado a las organizaciones para que rindan homenaje a las matronas y matrones en estos tiempos de tensión. Ellos merecen mucho más, ahora y siempre.

comparte este artículo con las redes sociales

English Français

Suscríbete a nuestro boletín para las últimas noticias.

Suscribir!